Viajar a Armenia: 13 consejos imprescindibles

¿Quieres viajar a Armenia y no sabes por dónde empezar? En este artículo repasamos una serie de cuestiones que te ayudarán, y mucho, a disfrutar de tu estancia en estos pagos:

1. Visados y vacunas

Si eres ciudadano de la UE y vas a viajar a Armenia durante menos de 180 días no te hace falta visado. Otras nacionalidades, pueden consultarlo en la web del Ministerio de Asuntos Exteriores de Armenia. Tampoco necesitas vacunas especiales.

Sellos de Armenia en el pasaporte. Foto: albyantoniazzi (CC BY SA NC)
Sellos de Armenia en el pasaporte. Foto: albyantoniazzi (CC BY SA NC)

2. Organizar los vuelos

Las escalas para viajar desde España a Ereván (o Yerevan) pasan por Moscú o por París. Y no, tampoco te hace falta visado si viajas por Moscú, aunque la cara de sorpresa de la azafata que te atiende a las tantas de la mañana pueda meterte el miedo en el cuerpo. Otra opción que puedes considerar es volar a Tiflis, Georgia, y desde ahí desplazarte en bus (10€ por un trayecto de 5 horas) o en el tren nocturno a Ereván. En este último caso, los billetes tienen un coste de entre 15 y 33€ dependiendo de si viajas en tercera o primera clase, eso sí, siempre pasando bastante calor en los vagones y despertándote en un par de ocasiones para que las policías georgiana y armenia revisen y sellen tu pasaporte; tienes un tren cada dos días. Nosotros no lo recomendamos especialmente, tan sólo si no quieres desperdiciar las horas del día en el autobús.

Viajar a Armenia. Aprovecha el tiempo para leer mientras viajas en el tren nocturno entre Georgia y Armenia. Foto: Rocío Ovalle
Aprovecha el tiempo para leer mientras viajas en el tren nocturno entre Georgia y Armenia. Foto: Rocío Ovalle

3. De euros a drams

El cambio de moneda, mejor hacerlo en una casa de cambios. Si quieres cambiar euros a drams (AMD) en tu banco, es posible que no puedas hacerlo por tratarse de una moneda de escasa circulación. En el aeropuerto no te dan, ni de lejos, las mejores condiciones para cambiar a moneda local. Si llegas entre semana, lo mejor es que acudas al centro de la ciudad y compares precios en un par de casas de cambio. También puedes pagar con tarjeta en la mayoría de establecimientos de la ciudad, el hotel, etc. (aunque algunos bancos cobran comisiones por el cambio de divisa, infórmate antes para no llevarte sorpresas) y hoy en día existen algunas tarjetas bancarias que ofrecen condiciones muy buenas para poder usarlas en el extranjero, como la NX de Abanca, con la que puedes sacar dinero de cajeros en cualquier país del mundo sin que te cobren comisiones. Nosotros conseguimos un buen cambio en las cadenas de supermercados de Ereván SAS.

¿Te cuesta manejarte con monedas extranjeras? Para que no te líes: aproximadamente 600 drams son 1 euro (abril 2018), 1.200 son 2 euros… divide el precio que quieras saber entre 600 y tendrás la cantidad en euros. A nosotros nos resultó muy fácil ya que explotamos al máximo la tabla del 6 cuando pasamos de usar pesetas a euros.

4. ¿Cómo funcionan los taxis?

Muy bien, ya has conseguido llegar al aeropuerto y te dispones a tomar un taxi que te lleve a Ereván. Te dirán mil y un precios que pueden llegar hasta los 9.000 drams, como nos pasó a nosotros. El precio justo por una carrera del aeropuerto al centro de Ereván debería rondar los 2.000 drams, aunque a nosotros nuestro último hotel nos concertó la carrera con un taxista a precio local: 1.200 drams.

Una vez instalado en la ciudad, si quieres tomar un taxi, el precio que pagarás por la bajada de bandera son 600 drams, y es lo que te cobrarán si haces menos de 4 kilómetros. A partir de ahí, te cobran a 100 drams cada kilómetro. Es decir, 5 kilómetros ya serían 700 drams, 6 km 800 dhams, etc. Eso sí, pídele al taxista que ponga el taxímetro para no llevarte luego sorpresas. Si se niega, insístele. Nuestra opinión es siempre ser comprensivos y también justos, con ellos y con nosotros. El salario medio en Armenia es de unos 150 euros y es inevitable que traten de ganar unos cuantos drams más con quien puede pagarlos, pero no es justo que cobren precios abusivos a los turistas. Nuestra fórmula es exigir el precio justo, con taxímetro, y si la carrera ha ido bien dejar una propina, especialmente en viajes largos. Y nos hemos encontrado de todo: desde taxistas que tratan de cobrarte más (hasta 10 veces más), si no es de una manera, de otra, hasta otros que incluso cuando hemos querido dar una propina nos la han rechazado porque, decían, «ese es el precio normal que todos pagamos».

 

Taxistas en zona rural de Armenia. Foto: Asian Development Bank (CC BY-NC-DA)
Taxistas en zona rural de Armenia. Foto: Asian Development Bank (CC BY-NC-SA)

5. Propinas, ¿sí o no?

Por cierto, hablando de propinas. En Armenia no son habituales y pueden ser interpretadas como que hemos olvidado nuestro dinero. Aún así, a nosotros nos parece correcto dejar una propina al taxista o al camarero cuando el servicio ha sido bueno.

6. ¡El tiempo es oro!

¡Cuidado con la hora! Suena obvio, pero has cogido tres vuelos, has cambiado de hora varias veces y ya no sabes si el móvil ha actualizado el reloj automáticamente o si el horario de verano en España hace que sean menos horas de diferencia… en fin, por experiencia propia, es preferible asegurarse de estar sintonizado con la hora en la recepción del hotel a que el despiste te impida llegar a tiempo para hacer alguna visita.

Y esto de estar pendiente del reloj es especialmente importante en Armenia, donde los museos tienen unos horarios muy reducidos (¡ojo! y cambiantes) que casi casi desincentivan al visitante. Generalmente abren de 11 a 6, con la última admisión a las 5 de la tarde, pero también pueden cerrar a las 4 de la tarde (por ejemplo, el Museo del Holocausto) o tomarse libre el martes, además de la habitual jornada de descanso del lunes. ¡Eso si no pillas alguna manifestación popular que provoque que el Ministerio de Cultura cierre sin previo aviso todos los museos! Parece que te estamos desanimando a viajar a esta zona, pero todo lo contrario: te recomendamos planificar tu visita a los museos que más te interesen para que les saques el máximo partido y te acerques a través de ellos a una cultura que resulta fascinante.

7. Viajar por el país

Ereván te servirá como base para moverte por la mayoría de lugares del país, pero ten en cuenta que si quieres visitar el norte, lo más práctico es pasar alguna noche en otra localidad, algo que nosotros no pudimos hacer y que creemos que hubiera sido interesante.

Si quieres organizar alguna visita en taxi, lo habitual es pactar un precio previamente, teniendo en cuenta que al precio ya mencionado debemos sumar unos 300 drams por cada hora que el conductor deba esperar durante tu visita. Es decir, por un recorrido de unos 100 km deberíamos pagar unos 10.000 drams más el tiempo de espera. Aunque los taxistas de la Plaza de la República se echen las manos a la cabeza, ese es el precio justo; depende de ti hasta dónde quieras negociar.

Si prefieres hacer un tour en grupo, hay numerosas agencias con las que puedes reservar tu viaje a los principales destinos turísticos del país con guía incluido; esta última fórmula nos funcionó bien porque dimos con una agencia que organizaba viajes con poca gente, apenas unas 10 personas, y siempre se aprende más cuando un guía explica lo que se está visitando y hay la posibilidad de hacer preguntas. Nosotros reservamos con Yerani Travel, con quienes también puedes organizar una visita en español con un par de días de antelación, pero hay muchas otras agencias, como One Way Tour, por ejemplo. También puedes concertar con ellas un viaje privado, con conductor y guía.

¿Te atreves a viajar en marshrutka? Se trata de un tipo de transporte presente en numerosos países del Cáucaso: un minubús del que siempre se sabe su ruta pero nunca cuándo pasará. El motivo es que sólo al ocupar todos sus asientos emprende el viaje, por lo que puede ser una aventura divertida o todo lo contrario, depende del tiempo del que dispongas y de tu actitud.

Por último, preguntamos sobre el transporte en tren, pero las líneas de ferrocarril en Armenia son muy lentas, por lo que preferimos algunas de las opciones anteriormente mencionadas.

8. …y fuera del país

Desde tierra, sólo puedes entrar o salir de Armenia por Georgia o por Irán. Esto se debe a las malas relaciones que tiene el país con el resto de sus vecinos, especialmente con los turcos.

Nagorno Karabaj es un territorio independiente, no reconocido por casi ningún estado, que es motivo de hostilidades entre Armenia y Azerbaiján, y que los armenios consideran parte indisoluble de la Gran Armenia. Si quieres visitar este territorio, pide en la frontera que no te sellen el pasaporte sino algún otro documento, para evitar tener problemas si quieres visitar ahora o más adelante Azarbaiján o Turquía.

9. Lo que parece barato puede no serlo tanto

Viajar a Armenia es asequible. Especialmente a la hora de comer, donde es habitual pagar entre 5 y 10 euros por persona en cualquier restaurante del centro. Eso hace que a veces nos dejemos llevar y no negociemos precios en los taxis, que reservemos el alojamiento en hoteles caros para los estándares del país o que nos sentemos en un restaurante pijo sin echar un ojo antes a la carta. Conviene tener en cuenta que a menudo a los turistas nos cobran precios superiores a los que exigirían a un local. Y si te despistas… puedes acabar gastanto un importe similar al de cualquier ciudad europea.

10. Un país seguro

Los armenios presumen de la seguridad de su país, donde visitantes y locales pueden disfrutar de la vida en la calle sin temor a que alguien trate de sacarles algo del bolsillo. Pero también a Armenia, viaja con todos los sentidos, incluido el de la prevención, que deberíamos tener siempre incorporado.

11. En la iglesia

Si visitas iglesias o monasterios, lo ideal es adaptarte a la cultura local y mostrar respeto a sus costumbres, como no vestir ropa corta o no dar nunca la espalda al altar principal (es decir, salir caminando hacia atrás). Si eres mujer, tienes la opción de cubrirte la cabeza con alguno de los pañuelos que encontrarás en la entrada.

Pañuelos en la entrada de la iglesia. Foto: Rocío
Pañuelos en la entrada de la iglesia. Foto: Rocío Ovalle

12. ¿Y para llamar a casa?

Desconecta esa tarifa abusiva de tu móvil, desactiva la itinerancia de datos y conéctate al wifi de alta calidad que encontrarás, no sólo en tu hotel, sino también en cafeterías, restaurantes y museos. Puedes llamar a los tuyos con Whatsapp o con cualquier otro servicio de mensajería. Los ratos que no dispongas de wifi disfrutarás el triple de la experiencia del viaje. Y por cierto, no, no necesitas adaptador de enchufe, pues la clavija es la misma que usamos en España.

13. Infórmate antes de viajar a Armenia

El hecho de que Armenia no sea un destino turístico de masas tiene muchas ventajas para quienes quieren conocer de cerca otras culturas, y también algunas desventajas, como el hecho de que no haya ningún punto de información turística en todo el país. La Lonely Planet sólo dispone de su guía para Armenia en inglés y la Guía Azul nos parece muy básica y hemos detectado varios errores importantes. Por todo ello, y también porque muchos de los museos no disponen de información en inglés, deberás trabajar un poco más el viaje antes de partir. En www.elsabordeviajar.com te lo ponemos fácil > todo el contenido sobre Armenia.

 

¿Te hemos ayudado? ¿Tienes alguna duda más? Déjanos tu opinión en los comentarios. ¡Que disfrutes del viaje!

 

Total
11
Shares

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies